Ventajas del empeño de coches

Ventajas de empeñar un coche

Si hay una cosa que siempre se quiere desde la adolescencia, es tener un coche. En cuanto se cumplen 18 años lo primero que se hace, en la mayoría de los casos, es apuntarse a la autoescuela para sacarse el carnet de conducir. Es el primer paso a la vida adulta y un punto en el que las perspectivas cambian por completo. El coche es libertad y nuevos horizontes. ¡Que bien pinta con esos años!

El problema es que no se sabe o no se tiene en cuenta los gastos que supone un coche y que no son pocos precisamente: neumáticos cada cierto tiempo, seguro, gasolina, impuesto de circulación, averías inesperadas; un coche, aunque llega un momento que se hace casi imprescindible, es un gasto que no siempre se puede asumir. Pero lo que pocos sabes es que el coche, también puede ser una fuente de ingresos y no, no hace falta que seas taxista para que tu coche te de dinero. Ni tampoco hace falta venderlo.

La crisis provocó la pérdida de multitud de puestos de trabajo y el cierre de muchas empresas, pero también fue acicate para que abrieran otras y para la popularización de otros tipos de negocio que han estados siempre en activo, pero pocos se habían fijado en ellos, como el empeño de coches. Este tipo de negocio es muy popular en Estados Unidos por ejemplo, un mercado donde la competencia es simplemente brutal, pero a este lado del Atlántico, empeñar un coche nunca ha sido una opción real para la gente.

Empeñar un coche, como bien indica su nombre, nos permite conseguir una cantidad de dinero rápido con el que llevar a cabo cualquier cosa que nos surja, ya sea una reparación en casa, terminar de pagar una deuda o cualquier otra cosa que nos obligue a pedir un préstamo bancario o requiera de tener cierta liquidez de forma urgente. Pero aunque se trata de un empeño como otro cualquiera, el hecho de ser vehículos hace que la cantidad de dinero obtenida sea mucho mayor que en otros casos y tiene algunas ventajas que cualquier otro empeño no tiene.

Las ventajas de empeñar coche

Trabajar con coches siempre tiene sus peculiaridades, como cualquier otro negocio evidentemente, pero en este caso, suelen ser bastante marcadas. Son cantidades elevadas las que se manejan en esta industria y requiere de cosas específicas, que muchas veces suponen una clara ventaja como ocurre con el empeño de coches. Empeñar coches puede ser un buen punto de partida para cubrir deudas o conseguir ese dinero urgente para un imprevisto de forma rápida y bastante fácil. Sólo hay que tener una cosa en cuenta para entenderlo: el coche es el propio aval.

Empeñar un coche viene a ser lo mismo que empeñar, por ejemplo, un televisor, simplemente que en lugar de la tele, está el coche. Esto hace que las cantidades sean mayores y que se requieran de otra serie de cosas para hacerlo interesante. Por ejemplo, empeñar un coche nos da acceso a dinero de forma rápida sin necesidad de presentar nóminas y sin importar si nos encontramos en una lista de morosos. Es decir, para entendernos, hablamos de un préstamo por coche. Nuestro coche es el aval y lo que determinará la cantidad de dinero que recibiremos.

Pero esto no quiere decir que nos quedemos sin coche, he aquí otra de las ventajas importantes. Hasta hace poco, las casas de empeño obligaban a dejar el coche en depósito hasta haber saldado la deuda, es decir, hasta que hemos devuelto el préstamo. Ahora esto ya no es necesario. Hay empresas que nos permiten seguir usando el coche aunque lo hayamos empeñado, siempre según lo que figure en contrato y el acuerdo al que se llegue con el propietario. Es decir, no sólo tenemos acceso a un préstamo de dinero rápido, sino que además, podemos seguir usando el vehículo mientras devolvemos lo prestado.

Además, empeñar un coche nos facilita una cantidad de dinero mucho mayor que si empeñamos cualquier otro bien, a excepción de una casa por ejemplo. Y como hemos dicho, es una cantidad elevada pero sin necesidad de justificar nuestros ingresos y figurando en una lista de morosos. Ventajas que no se tendrán de ninguna otra manera a la hora de acceder a una crédito.